sábado, enero 13, 2007

El Heredero del cargo saca los antidisturbios

Que acojonaditos se quedan los de arriba cuando se les toca el tema inmobiliario eh? De quien habrá sido la orden de sacar a los muñequitos del Playmobil?


EL señorito Hereu, a quien nadie ha votado y en pleno año con elecciones a la vista, demuestra su intolerancia y el fascismo de los autodenominados "socialistas" prohibiendo un acto informativo de protesta pacífica y vulnerando el derecho a reunión.

Este es le manifiesto de la Asamblea de Barcelona

Sin techo y sin derechos: El Ayuntamiento de Barcelona impide la acampada por el derecho a la vivienda i vulnera el derecho a la manifestación

Hoy día 13 de enero, la Alcaldía de Barcelona ha impedido el normal desarrollo del acto de solidaridad con los hijos de Don Quijote que se debía celebrar en la Plaza Sant Jaume de Barcelona desde las 12 hasta las 17h. La Guardia Urbana y los Mossos d’Esquadra han registrado a los asistentes, limitado la entrada del material necesario para llevar a término una acampada simbólica y han mojado el suelo de la plaza para imposibilitar que se realizaran actividades. Ante esta situación los convocantes han decidido proseguir con las numerosas intervenciones previstas por parte de asociaciones sociales y de expertos en la materia como Miran Etxezarreta, Gabriela Serra, Gerardo Pissarello, la Asamblea por la Regularización sin condiciones, V de Vivienda y la Oficina por los Derechos Sociales. Los actos han finalizado a las 14h.

El alcalde Hereu y las instituciones públicas en general han mostrado una vez más su insensibilidad hacia la grave situación actual en el acceso al derecho a la vivienda. Hoy por hoy, según datos municipales en Barcelona hay 700 plazas de acogida nocturna para unas 2000 personas sin techo, muchas de ellas en espacios inadecuados como son polideportivos. Sólo 72 personas participan en programas de inserción. Además, la vivienda es una de las preocupaciones principales de la ciudadanía. Entre un 20 y 30 por ciento de la población no tiene acceso a ella y un 40% está fuertemente hipotecada. Afirmar que “la situación de la vivienda en Barcelona no tiene nada a ver con la de Paris”, constituye un acto de cinismo político y una falta de respeto hacia la mayoría de la población que tiene problemas serios de acceso a este derecho fundamental.

Lamentablemente, hoy hemos visto que en Barcelona no sólo se vulnera el derecho a la vivienda sino también el derecho a la manifestación. El propósito del acto era utilizar el espacio público para mostrar nuestra solidaridad con las luchas sociales por la vivienda en Francia y exigir a los poderes públicos la adopción de medidas claras y urgentes que enfrenten los problemas de aquí. Varios ponentes han denunciado que el Ayuntamiento de Barcelona ha hecho una interpretación restrictiva de la ordenanza del civismo, dado que una acampada simbólica no supone un atentado contra la convivencia en la ciudad. Además, esta interpretación contradice la sentencia 195/2003 (fundamento jurídico 9) del Tribunal Constitucional español en qué se establece que la instalación de tiendas u otros medios eficaces para la emisión y el intercambio de ideas es parte integrante de los derechos a la reunión y la manifestación.

Los Hijos de Don Quijote han demostrado en Francia que la movilización ciudadana es efectiva y han conseguido que un gobierno de derechas se viera obligado a dar una respuesta a la altura de la problemática. Aquí, un gobierno “de izquierdas” hace caso omiso de las demandas ciudadanas y pone obstáculos al ejercicio de derechos fundamentales. Aquí, izquierdas y derechas tienen serias dificultades para ponerse de acuerdo en casi todo, pero no dudan en prohibir actos que ponen de relieve la incapacidad de todos los partidos para garantizar el derecho a la vivienda.

No puede haber convivencia ciudadana auténtica sin el pleno reconocimiento a todos y todas de los derechos civiles, políticos, sociales y culturales, empezando por el derecho a criticar a quien más responsabilidad tiene en su garantía. En una situación como la actual, salir a la calle y exigir el derecho a la vivienda para todo el mundo no sólo es un derecho sino un deber cívico que las autoridades deberían estimular y no obstaculizar.

Asamblea por el Derecho a la Vivienda, la Oficina por los Derechos Sociales y Los Hijos de Don Quijote.



Video de la protesta en la Plaza Sant Jaume

3 comentarios:

tatiana dijo...

emma, cada día me gusta mas tu manera de pensar nenita, no cambies nunca.

un besazo

Emma Goldstein dijo...

gracias tati, no pienso cambiar nunca, al menos no a peor ;)

edu dijo...

He visto que has publicado el vídeo que edité sobre esta movida... :) Me ha gustado tu blog! me identifico un montón con tus palabras. Felicitats!