martes, octubre 27, 2009

Alarma social y vergüenza propia

¡La que está liando Garzón en Barcelona! ¡Venga! ¡Que tiren de la manta! Qué asco de políticos corruptos, enriqueciéndose a costa de las vidas y el futuro de la sociedad. Ignacio Escolar pide endurecimiento de penas a los corruptos. Yo también!!!

Puede que la política haga extraños compañeros de cama, pero sólo la corrupción puede conseguir que además de sexo haya boda, aunque sea por interés y sin amor. La última prueba ha aparecido hoy en Barcelona, donde Garzón ha pescado en una misma red a varios ediles socialistas junto con algunos ex altos cargos del gobierno convergente de Jordi Pujol . No hay nada más transversal que el dinero negro; y así, en la santa comunión de la pastuqui, los mismos políticos que en público son incapaces de pactar ni la hora, en privado comen de la mano de un mismo constructor. Lo que el ladrillazo unió no hay votante que lo separe.

¿Todos los políticos son iguales? ¿Son todos unos corruptos? Quiero pensar que no, y también que no todos los partidos tratan igual a sus manzanas podridas. Pero es obvio que el ladrillo feroz no sólo dejó 3,8 millones de pisos vacíos, un horroroso paseo marítimo casi ininterrumpido desde Francia a Portugal y una crisis económica que es hoy la envidia de Europa. La nefasta herencia de la burbuja inmobiliaria española también incluye una numerosa colección de ladrones con sueldo público que se forraron a costa de nuestro dinero, de las hipotecas que pagaremos durante décadas. Cada semana asistimos, ya sin sorpresa, a otra nueva operación contra la corrupción, a la evidencia de una nueva chorizada. Y es aquí donde echo en falta a los políticos honestos y comprometidos, esos que al segundo suceso macabro proponen cambiar la ley del menor. Ante la innegable alarma social que provocan estos casos, ¿para cuándo un endurecimiento de las penas para los corruptos? Sé la respuesta. Es sólo una pregunta retórica.

2 comentarios:

CHucky dijo...

Pues no; lo que hay que hacer no es endurecer las penas de cárcel. Lo que hay que hacer es endurecer las Leyes.

Quizá vaya en contra de la presunción de inocencia, pero si a uno se le abre una investigación por corrupción: fuera del cargo ya, y a la puta cárcel desde la primera noche.

¿Cómo se puede consentir que los Albertos estén libres y no devuelvan lo que robaron por un defecto de forma? Desauciados y en la cárcel desde el primer día, coño.

Puta democracia de mierda.

mortiziia dijo...

A ver si a golpe de escándalo aprendemos por fin que llevarse dinero de chanchullos en el ayuntamiento es delito, a ver si se nos quita la mentalidad de meternos en política para hacer nuestro agosto a costa de todos. Que ya está bien, hombre. Yo no creo que haya que endurecer las penas, pero sí que hay que hacer entender a todo el mundo lo que es robar dinero público y a quiénes perjudica, y por supuesto que hay que dejar que estos chorizos paguen en la cárcel todo lo que han robado, y obligarles a que devuelvan hasta la última perra, o que trabajen para pagar la deuda, como hacemos todos con las nuestras.

Soy de Marbella y entenderás que se me cae la cara de vergüenza y reviento de la indignación cuando veo a casi todos los "malayos" paseándose ya por las calles, tan ricamente, después de haber dejado el pueblo en la ruina y de haberse declarado (con todo el Rostropovich) insolventes después de pagar sus fianzas. ¡No señor! No se puede permitir que a Fulanito le pongan una fianza de 120.000 euros, los pague y esté en la calle, dándose la gran vida. ¡¡¡Que esos 120.000 euros son nuestros!!! ¿De dónde saca un concejal 120.000 euros en dos años de oficio, si no son robados? Encima de jodidos, apaleados: nos dejan en bragas y entre todos le pagamos la fianza al ladrón con las prendas que nos ha robado.