martes, agosto 11, 2009

¿Libertad? La mía, claro

El egocentrismo de esta gente es increíble. La retirada de los crucifijos en las escuelas (ojo) públicas sigue trayendo de cabeza a los defensores de la libertad religiosa. Sólo defensores de la suya claro, porque las religiones de los demás no merecen respeto, total, son meras supersticiones ¿no?

La señora Isabel Bazo dice que se respete "la libertad de las familias para elegir, aún en un centro público, si los hijos se han de educar en la religión católica, o en cualquier otra". Precisamente de eso va esta medida, de respetar las religiones de los demás y la ausencia de ellas. Son incapaces de pensar que aquellos que no profesan su misma religión, o aquellos que no creen en nada, tienen que soportar la imposición de la suya, desde crucifijos en la clase, religión sin alternativa, juramentos políticos con mano en biblia, o entierros de Estado con obispos y cardenales...

Si la medida prohibiera que cada niño llevase los símbolos religiosos de su elección, entendería el cabreo, pero estamos hablando de una escuela sufragada con dinero de todos los colectivos que sólo representa la elección religiosa de unos, los católicos. Eso no es libertad, es imposición. Y como tal es indignante que exista este trato de favor a la Iglesia Católica.

1 comentario:

CHucky dijo...

No te confundas, Emma. Lo que pide esta gente no es libertad, justo todo lo contrario.

Que ellos tengan libertad para disfrutar, vivir, sentir la religión que quieran no implica forzarme a mí a tener en un sitio público sus símbolos.

Su libertad religiosa no se puede convertir en obligación para mí.

¿Estaría bien que se impartiese religión en las escuelas? Pues hombre... yo creo que no. Historia de las religiones, como hecho histórico y cultural, sí; pero el contenido de una religión, no. Para eso están las iglesias, mezquitas, sinagogas, templos budistas y demás.

Una cosa es que haya clases de educación física, y otra que se enseñe fútbol, vida y obra de Maradona, los doce apóstoles de la selección, etc.