sábado, agosto 18, 2007

la vida agridulce del emigrante

Novedad, oportunidades, presente desahogado, perspectivas de futuro, retos, experiencias, vuelos de bajo coste, las voces queridas en el teléfono, el sol y el mar en el recuerdo, silenciosas noches de invierno sentado junto al fuego evocando atardeceres mediterráneos, el corazón siempre pidiendo volver a sentir el calor de tu familia, de tus amigos, de tu perro, de tu calle, de tu pedazo de playa. A veces se hace duro, pero merece mucho la pena. Al salir de esa trampa social que tantos años nos estranguló el alma se redescubre el mundo; al desaparecer el estrés se vive la vida con mucha más intensidad. Esos contados días de vuelta a casa brillan con tal intensidad en el calendario que iluminan el año entero.
Fuckowsky

Agosto en sueter de lana y abrigo de plumas, agosto de mantas y tormentas, de 12 grados y calefacción encendida. Agosto de vampira sedienta de luz, agosto de rayos perdidos entre mares de nubes...

agosto que no es agosto

7 comentarios:

Crul dijo...

Pues aquí en Madrid se agradece muchísimo el cambio climático.

Hace días que no enciendo el aire acondicionado en la oficina, ¡¡qué gusto!!

ro dijo...

Hola, Enma, se te echa de menos ;)
Yo vivo ahora en Zaragoza y estamos como tú, con el jersey en pleno agosto
mil besos

Anónimo dijo...

hola tonta!
tekieroooooooooooooooo

Anónimo dijo...

ah coño!
q soy tu querida hermana
:)

Duende dijo...

solo por el nombre del blog ,creo que sera uno que me gusta,pasare por aqui,salud

El caminante dijo...

Hola Emma, he visto tu blog y está muy bien, me he agregado como seguidor del mismo porque me gusta mucho como abordas diversos temas y al ver tu perfil me doy cuenta de que tenemos gustos literarios y musicales identicos, soy gran admirador de Orwell y también de Metallica e Iron Maiden jeje!!!

Un saludo y cuando gustes visita mi blog cdeuncaminante.blogspot.com

Anónimo dijo...

qué alegría encontrarte por los interneses... besito de bikkode